Recomendar este blog Notificar al moderador
DERECHOS HUMANOS: J. R. Blanco

Los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio

1º.- Erradicar la pobreza extrema y el hambre mundial.
2º.- Lograr la enseñanza primaria universal.
3º.- Promover la igualdad entre los generos.
4º.-Reducir la mortalidad infantil mundial.
5º.-Mejorar la salud materna.
6º.-Combatir el VIH/SIDA, el paludismo, y otras enfermedades.
7º-Garantizar el medio ambiente sostenible.
8º.-Fomentar una alianza global para el desarrollo.



¿Qué son los 8 objetivos de desarrollo del Milenio?

Orígenes
En 1989 caía el muro de Berlín y acababa la Guerra Fría. Paradójicamente, el fin de la confrontación Este-Oeste no se comprendía como la mejor oportunidad para acabar con las diferencias Norte-Sur. Con el muro caían también en picada las cantidades que los estados pasó a un 0’23% en 2002.

A partir de 1990, la AOD perdió su utilidad como herramienta en la lucha de bloques y probablemente los Estados no cambiarán sus políticas de ayuda hasta que no vuelvan a entender la AOD, como una herramienta, esta vez en la lucha contra el terrorismo.

En el nuevo tablero de juego internacional en el que el Sur valía, si cabe, aún menos y en el que África quedaba definitivamente a la deriva, desde la Secretaría General de Naciones Unidas el egipcio Butros Ghali propuso la celebración de una serie de cumbres internacionales para afrontar y poner remedio a los grandes problemas de la humanidad.

A día de hoy, 1.200 millones de personas subsisten con un dólar al día, otros 854 millones pasan hambre, 114 millones de niños en edad escolar no acuden a la escuela, de ellos, 63 millones son niñas. Al año, pierden la vida 11 millones de menores de cinco años, la mayoría por enfermedades tratables; en cuanto a las madres, medio millón perece cada año durante el parto o maternidad. El sida no para de extenderse matando cada año a tres millones de personas, mientras que otros 2.400 millones no tienen acceso a agua potable.

En este contexto, tras la celebración de dichas citas a lo largo de los noventa y con la pujanza de los movimientos antiglobalización, tuvo lugar en septiembre de 2000, en la ciudad de Nueva York, la Cumbre del Milenio. Representantes de 189 estados recordaban los compromisos adquiridos en los noventa y firmaban la Declaración del Milenio.

Los ocho objetivos de desarrollo del Milenio, que abarcan desde la reducción a la mitad la pobreza extrema hasta la detención de la propagación del VIH/SIDA y la consecución de la enseñanza primaria universal para el año 2015, constituyen un plan convenido por todas las naciones del mundo y todas las instituciones de desarrollo más importantes a nivel mundial. Los objetivos han galvanizado esfuerzos sin precedentes para ayudar a los más pobres del mundo.


"Aún tenemos tiempo para alcanzar los objetivos, en todo el mundo y en la mayoría de los países, si no en todos, pero sólo si logramos romper con la rutina.
El éxito no se logrará de la noche a la mañana, sino que requerirá trabajar de manera continua durante todo el decenio, desde ahora hasta que termine el plazo. Se necesita tiempo para formar a maestros, enfermeros e ingenieros; lleva tiempo construir carreteras, escuelas y hospitales, así como fomentar empresas grandes y pequeñas que puedan generar los empleos e ingresos necesarios. Por consiguiente, hay que poner manos a la obra desde ahora. También debemos aumentar la asistencia para el desarrollo a nivel mundial en más del doble durante los próximos años, pues sólo así se podrá contribuir al logro de los objetivos."


Secretario General de las Naciones Unidas
Kofi A. Annan

Fuente

Anexo: Hacia los Objetivos del Milenio.
Una apuesta coherente en la lucha contra la pobreza
Informe del Gobierno Español sobre el Objetivo 8
b[

Los títulos de los ocho objetivos, con sus metas específicas, son:

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre.
- Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas que sufren hambre.
- Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas cuyos ingresos son inferiores a un dólar diario.
- Conseguir pleno empleo productivo y trabajo digno para todos, incluyendo mujeres y jóvenes.

Indicadores del Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre:

1.1 Proporción de la población con ingresos inferiores a 1 dólar por día según la paridad del poder adquisitivo (PPA).
1.2 Coeficiente de la brecha de pobreza
1.3 Proporción del consumo nacional que corresponde a la quinta parte más pobre de la población
1.4 Tasa de crecimiento del producto interno bruto por persona empleada
1.5 Tasa de población ocupada
1.6 Proporción de la población ocupada con ingresos inferiores a 1 dólar por día según la paridad del poder adquisitivo
1.7 Proporción de la población ocupada total que trabaja por cuenta propia o en un negocio familiar
1.8 Niños menores de 5 años con peso inferior al normal
1.9 Proporción de la población que no alcanza el nivel mínimo de consumo de energía alimentaria

Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal.

- Asegurar que en 2015, la infancia de cualquier parte, niños y niñas por igual, sean capaces de completar un ciclo completo de enseñanza primaria.

Indicadores Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal:
2.1 Tasa neta de matriculación en la enseñanza primaria
2.2 Proporción de alumnos que comienzan el primer grado y llegan al último grado de la enseñanza primaria
2.3 Tasa de alfabetización de las personas de entre 15 y 24 años, mujeres y hombres

Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.

- Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de finales de 2015

Indicadores del Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer:

3.1 Proporción de niñas y niños en la enseñanza primaria, secundaria y superior
3.2 Proporción de mujeres con empleos remunerados en el sector no agrícola
3.3 Proporción de escaños ocupados por mujeres en los parlamentos nacionales


Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil.

- Reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de niños menores de cinco años.

Indicadores del Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil:
4.1 Tasa de mortalidad de niños menores de 5 años
4.2 Tasa de mortalidad infantil
4.3 Proporción de niños de 1 año inmunizados contra el sarampión


Objetivo 5: Mejorar la salud materna
- Reducir en tres cuartas partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna.

Indicadores del Objetivo 5: Mejorar la salud materna:
5.1 Tasa de mortalidad materna
5.2 Proporción de partos con asistencia de personal sanitario especializado
5.3 Tasa de uso de anticonceptivos
5.4 Tasa de natalidad entre las adolescentes
5.5 Cobertura de atención prenatal (al menos una consulta y al menos cuatro consultas)
5.6 Necesidades insatisfechas en materia de planificación familiar

Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades.

- Haber detenido y comenzado a reducir la propagación del VIH/SIDA en 2015.
- Lograr, para 2010, el acceso universal al tratamiento del VIH/SIDA de todas las personas que lo necesiten.
- Haber detenido y comenzado a reducir, en 2015, la incidencia de la malaria y otras enfermedades graves


Indicadores del Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades:
6.1 Prevalencia del VIH en las personas de entre 15 y 24 años
6.2 Uso de preservativos en la última relación sexual de alto riesgo
6.3 Proporción de la población de entre 15 y 24 años que tiene conocimientos amplios y correctos sobre el VIH/SIDA
6.4 Relación entre la asistencia escolar de niños huérfanos y la de niños no huérfanos de entre 10 y 14 años
6.5 Proporción de la población portadora del VIH con infección avanzada que tiene acceso a medicamentos antirretrovirales
6.6 Incidencia y tasa de mortalidad asociadas a la malaria
6.7 Proporción de niños menores de 5 años que duermen protegidos por mosquiteros impregnados de insecticida y proporción de niños menores de 5 años con fiebre que reciben tratamiento con los medicamentos contra la malaria adecuados
6.8 Incidencia y tasa de mortalidad asociadas a la tuberculosis
6.9 Proporción de casos de tuberculosis detectados y curados con el tratamiento breve bajo observación directa

Objetivo 7: Garantizar el sustento del medio ambiente.

- Incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales y reducir la pérdida de recursos del medio ambiente.
- Haber reducido y haber ralentizado considerablemente la pérdida de diversidad biológica en 2010.
- Reducir a la mitad, para 2015, la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento.
- Haber mejorado considerablemente, en 2020, la vida de al menos 100 millones de habitantes de barrios marginales.

Indicadores del Objetivo 7: Garantizar el sustento del medio ambiente:7.1 Proporción de la superficie de tierras cubierta por bosques
7.2 Emisiones de dióxido de carbono (totales, per cápita y por cada dólar del producto interno bruto (PPA)) y consumo de sustancias que agotan la capa de ozono
7.3 Proporción de poblaciones de peces que están dentro de unos límites biológicos seguros
7.4 Proporción del total de recursos hídricos utilizada
7.5 Proporción de zonas terrestres y marinas protegidas
7.6 Proporción de especies en peligro de extinción
7.7 Proporción de la población con acceso a mejores fuentes de agua potable
7.8 Proporción de la población con acceso a mejores servicios de saneamiento
7.9 Proporción de la población urbana que vive en barrios marginales


Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

- Desarrollar aún más un sistema comercial y financiero abierto, basado en normas, previsible y no discriminatorio.
- Atender las necesidades especiales de los países menos adelantados.
- Atender las necesidades especiales de los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo (mediante el Programa de Acción para el desarrollo sostenible de los pequeños Estados insulares en desarrollo y los resultados del vigésimo segundo período extraordinario de sesiones de la Asamblea General).
- Encarar de manera integral los problemas de la deuda de los países en desarrollo con medidas nacionales e internacionales para que la deuda sea sostenible a largo plazo.
- En cooperación con las empresas farmacéuticas, proporcionar acceso a los medicamentos esenciales en los países en desarrollo a precios asequibles.
- En cooperación con el sector privado, dar acceso a los beneficios de las nuevas tecnologías, especialmente las de la información y las comunicaciones.
El único objetivo que no está marcado por ningún plazo es el octavo, lo que para muchos significa que ya debería estar cumpliéndose.

Indicadores de este Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo:
8.1 AOD (Asistencia oficial para el desarrollo) neta, en total y para los países menos adelantados, como porcentaje del ingreso nacional bruto de los países donantes del Comité de Asistencia para el Desarrollo de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (CAD/OCDE)
8.2 Proporción del total de AOD bilateral y por sectores que los donantes del CAD/OCDE destinan a servicios sociales básicos (enseñanza básica, atención primaria de la salud, nutrición, agua potable y saneamiento)
8.3 Proporción de la AOD bilateral de los donantes del CAD/OCDE que no está condicionada
8.4 AOD recibida por los países en desarrollo sin litoral en proporción a su ingreso nacional bruto
8.5 AOD recibida por los pequeños Estados insulares en desarrollo en proporción a su ingreso nacional bruto
8.6 Proporción del total de importaciones de los países desarrollados (por su valor y excepto armamentos) procedentes de países en desarrollo y países menos adelantados, admitidas sin pagar derechos
8.7 Aranceles medios aplicados por los países desarrollados a los productos agrícolas y textiles y las prendas de vestir procedentes de países en desarrollo
8.8 Estimación de la ayuda agrícola de los países de la OCDE en porcentaje de su producto interno bruto
8.9 Proporción de AOD destinada a fomentar la capacidad comercial
8.10 Número total de países que han alcanzado el punto de decisión y número total de países que han alcanzado el punto de culminación de la Iniciativa en favor de los países pobres muy endeudados (acumulativo)
8.11 Alivio de la deuda comprometido conforme a la Iniciativa en favor de los países pobres muy endeudados y la Iniciativa multilateral de alivio de la deuda
8.12 Servicio de la deuda como porcentaje de las exportaciones de bienes y servicios
8.13 Proporción de la población con acceso sostenible a medicamentos esenciales a precios asequibles
8.14 Líneas de teléfono por cada 100 habitantes
8.15 Abonados a teléfonos celulares por cada 100 habitantes
8.16 Usuarios de Internet por cada 100 habitantes

Fuente: Wikipedia: Objetivos de Desarrollo del Milenio




La Asamblea del Milenio

El cambio de siglo constituye un momento único y que simbólicamente apremia a los 189 Estados Miembros de las Naciones Unidas para articular y afirmar una visión llena de inspiración para las Naciones Unidas en la nueva era. En la resolución 53/202 aprobada el 17 de diciembre 1998, la Asamblea General decidió señalar su quincuagésimo quinto período de sesiones como "la Asamblea del Milenio de las Naciones Unidas". Se inició en la Sede por la tarde del 5 de septiembre del 2000 (resolución 53/239).

Cuando los jefes de Estado y/o Gobierno de los Estados Miembros de las Naciones Unidas convergieron en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York para participar en la Cumbre del Milenio del 6 al 8 de septiembre del 2000, probablemente fué la reunión más grande de jefes de Estado y/o gobierno llevada a cabo en el mundo. La Cumbre fué una oportunidad histórica de convenir en un proceso para la revisión fundamental del papel de las Naciones Unidas y de los desafíos que enfrenta en el nuevo siglo.








¿Qué son los 8 Objetivos del Milenio (ODM)?
Desmitificando los Objetivos del Milenio: ¿Son una buena estrategia de desarrollo?
Fuente: Canal Solidario


Desde una mirada crítica, la profesora Irene Maestro analiza en este artículo que reproducimos los Objetivos del Milenio. Destaca que se fijan en los efectos y no en las causas y que refuerzan la lógica neoliberal.

Los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) han sido presentados como un “nuevo consenso” sobre una supuesta “nueva” estrategia de desarrollo, que ha sido aceptada, con demasiado automatismo, no sólo por la comunidad donante de carácter oficial, sino también por parte de muchos actores sociales (incluidas numerosas ONGD). La parte de “expresión de deseos” que contienen (con la que difícilmente se puede discrepar), parece haber eclipsado consideraciones sobre aspectos más de fondo que no se han tenido demasiado en cuenta y que, sin embargo, deberían ser debatidos en profundidad.

Elaborados sin participación

En primer lugar, hay que señalar que el propio proceso que condujo a la aprobación de los ODM estuvo, de forma poco usual para la tradición de las Naciones Unidas, exento de los correspondientes procesos participativos en forma de comisiones preparatorias previas. A este respecto no hay que olvidar que, aunque en cierta medida parecen dar continuidad a algunas de las conclusiones de las cumbres mundiales de los 90s, en las que por cierto, se dieron disensiones importantes entre las posiciones de la Tríada y las del Sur, los ODM coinciden bastante con los objetivos que a finales de los noventa se habían aprobado en el seno de la OCDE, en esa ocasión, con ausencia de los supuestos países beneficiarios.

Además, esa escasa atención a los procesos participativos también está presente en las propias estrategias formuladas para la consecución de los ODM (los mecanismos por los cuales se aprueban los DERP, mayoritariamente impuestos por la comunidad donante, son un buen ejemplo, tal y como se ha denunciado repetidamente).

Centrados en los efectos de la pobreza, no en sus causas

Un segundo grupo de elementos de reflexión y/ó crítica gira en torno de los propios objetivos. En primer lugar, se ha destacado lo -“escandalosamente”- modesto de los objetivos que, además, se centran exclusivamente en actuaciones sobre los efectos o los síntomas, pero sin entrar en diagnosticar ni actuar sobre las causas de la situación que se pretende paliar (que no curar). Así, el impreciso -pero mucho más ambicioso- objetivo del desarrollo (entendido como transformación estructural), se ha “reducido” a otro mucho más limitado, como es el de la erradicación de la pobreza (a la que además se define en términos muy restrictivos).

Además de hacer notar el empobrecimiento que tal sustitución supone, tanto para el debate sobre el desarrollo, como para los objetivos a perseguir, es importante subrayar que además, la pobreza no se relaciona en ningún momento en el contexto de las crecientes desigualdades en el mundo, ni por supuesto se la dota de dimensión mundial alguna, ya que en todo momento se hace referencia a ella como un problema interno de los países periféricos.

Por consiguiente, para su solución sólo se plantea actuar directamente sobre la población que, de forma muy restrictiva y de manera unidimensional –ingreso-, se ha calificado como pobre (aquella que vive con menos de 1$ diario) y, en ningún caso, se plantea la necesidad de introducir mecanismos redistributivos. La desigualdad no es el problema a acometer, ni tan siquiera se la menciona.

Los ODM refuerzan los planteamientos neoliberales

Tampoco se hace referencia a los aspectos no materiales del desarrollo, los ODM no se presentan como derechos exigibles por las poblaciones empobrecidas; y es evidente que los derechos, la dignidad, la libertad, etc. deberían ser componentes indisolubles de cualquier estrategia seria de desarrollo.

Se trata de objetivos que, aunque limitados, son mayoritariamente asumibles pero el problema surge en la estrategia propuesta, en la que se ignoran las causas que han conducido a la situación actual. Así, en muchos de los objetivos planteados, se obvia hacer referencia a la responsabilidad de las políticas neoliberales en el empeoramiento de algunas de las situaciones que supuestamente se pretenden revertir (el empeoramiento en los niveles educativos, de salud y salubridad o de acceso a agua potable, electricidad y otros servicios como consecuencia de las masivas privatizaciones y desregulaciones de servicios públicos experimentadas al amparo de las mencionadas políticas).

Por el contrario, se insiste en la conveniencia de centrarse en el binomio crecimiento económico- liberalización como la panacea para solventar los problemas, es decir se renueva la confianza en las premisas centrales del planteamiento neoliberal al considerar al mercado como instrumento clave y la iniciativa privada como fuerza impulsora principal. Incluso en el octavo objetivo, el único en el que, de manera muy poco concreta, se menciona a los países desarrollados y la necesidad de una cierta corresponsabilidad a la hora de buscar soluciones, se explicita que el objetivo radica en “...establecer un sistema comercial y financiero multilateral abierto”. No se identifica, por tanto, ninguna contradicción entre la consecución del objetivo de la erradicación de la pobreza y el continuar con las estrategias neoliberales, centradas en adaptar los espacios nacionales a las normas de la economía globalizada.

Por consiguiente, no estamos realmente ante una “nueva estrategia” de desarrollo, sino ante una adaptación de la anterior a los cambios experimentados por el capitalismo global, ya que la materialización de los ODM a través de los Documentos de Estrategia de Reducción de la Pobreza (DERP) no se alejan demasiado de la lógica y postulados de los Planes de Ajuste Estructural (PAE) y no cuestionan en absoluto el proyecto neoliberal de adaptación de los espacios nacionales a las normas de la economía globalizada.

Incumplidos


Un tercer y último nivel de crítica a realizar se refiere al nivel de cumplimiento de los objetivos que en general, a pesar de la modestia de los mismos, según todas las previsiones realizadas hasta el momento y con algunas heterogeneidades regionales, no se cumplirán para el año previsto. Es evidente que todo ello contrasta con el triunfalismo con el que se afirmó, en el momento de su proclamación, que se trataba de objetivos realizables, que éramos la primera generación con capacidad de acometer con éxito tales objetivos. Ante esta situación, en una nueva muestra de la poca atención prestada a los mecanismos de participación, ya que tampoco se han articulado foros en los que los gobiernos, los donantes y demás instituciones internacionales puedan ser interpeladas por el incumplimiento de esos compromisos.

*Irene Maestro Yarza es profesora de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Barcelona.



Juan Ramón Blanco Aristín


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest

Jueves, 1 de Mayo 2008

Nuevo comentario:


Búsqueda

Editado por
Juan Ramón Blanco Aristín
Juan Ramón Blanco Aristín
Juan Ramón Blanco es Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio. Es asimismo asesor jurídico de Tendencias21, Secretario General Técnico del Instituto Ciencia y Sociedad y socio fundador del Instituto de Derechos Humanos Sri Aurobindo.






Noticias de AI