Recomendar este blog Notificar al moderador
Víktor Gómez Valentinos: Cultura del libro

Ética en las praxis poéticas, I


Lunes, 21 de Septiembre 2020| Leído 282 veces | 0 Comentario(s)

¿En qué consiste hoy ser ético desde la escritura y/o edición de libros de poesía?


aprieto el puño, abro la mano y espolvoreo luz
abro la mano, cierro el puño y amaso sombra

(Pobreza, Ed. Calambur, 2013)

un cuerpo es una yuxtaposición
(Otro decir por decir, 2013)

¿dónde descansa la extensa pared sino en la grieta?
(Sobrante, 2019)

 

Me preguntó un amigo, editor de libros de poesía y literatura, hace unos días a qué me refería cuando decía que mi poesía era movida por un compromiso ético. No es fácil dar cuenta de esto, y desde luego nada sustituye a los poemas, a cada libro, para exponer cuál es y cómo se da ese compromiso ético, de haberlo. En mi caso, no obstante, traté de responderle sucinta y sinceramente, pues es tema esencial en mí, y dada la cordial intimidad en la que estábamos, propicio de comentar. 

Entiendo que cada persona, cada cosa, es un conjunto de vínculos que forman como una especie de micro-mundo, en el que hay un punto a través del cual se interrelacionándose todas las partes. Algo así como un átomo, con sus protones, neutrones, electrones, que a su vez se interrelaciona también con los átomos circundantes, generando vínculos sencillos, complejos o muy complejos. La energía que fluye entre partículas para constituir un cuerpo y a su vez entre cuerpos para constituir un ecosistema propician que esos vínculos sean buenos o malos, es decir, alegres o tristes, es decir, convenientes o inconvenientes, en función de si favorecen la existencia “digna” o si destruyen o empobrecen esa existencia. Las relaciones que tengo como persona con mi cuerpo (cerebro, órganos, músculos, huesos, piel...) y con otros cuerpos, así como la relación que tengo con los espacios que habito, hogar, oficina, espacios públicos, espacios privados, urbanos o naturales, la relación que tengo con cuerpos culturales (ideologías, religiones, supersticiones, estéticas, noticias, conceptos, lenguaje, etc.,) así como la noción que tengo de lo político, lo amoroso, todos esos vínculos se establecen con un orden y patrón, donde priorizo unos y postergo otros, conforman mi conciencia personal, ese ser siendo, mis identificaciones, mis actos conscientes e inconscientes, mi diario quehacer, mi ética. En la medida en que priorizo la salud de los vínculos (convenientes) y entiendo por tales los que favorecen que yo siga existiendo, fortalecido en la simbiótica relación con los otros y lo otro, mi palabra dada, mis poemas, manan desde la eticidad. No puedo entonces sino cuestionar el lenguaje que destruye a ese otro que es a su vez un conjunto de vínculos, ya sea ese otro Juan, o un olmo, o un río, o una biblioteca, o un hospital. La poesía, así entendida la vida, transpira, confabula, conspira, una voluntad de poder que se basa en el cuidado de los vínculos sanos, la atención correcta sobre las acciones y pensamientos que inciden en mí y en el entorno al que afectan mis acciones y pensamientos. No vale hablar igual que habla la destrucción de las libertades, no vale escribir igual que las prácticas escriturales que nos llevaron y llevan a ecocidios, genocidios, esclavitud, anulación del ser humano, o la cosificación de animales y plantas, o la mercantilización de la compasión, la creatividad, el deseo de felicidad, de salud, de concordia. La materia de la que está hecha la poesía es el lenguaje intensificado. A nivel energía es conciencia del lenguaje, música de sentido. Será buena si se suma a la sostenibilidad de la vida digna, libre, cooperativa, respetuosa con las diversidades, intolerante con los dogmáticos, sátrapas, abusones. 

Mi poesía es mestiza, hija de la ética y de la belleza, estÉtica, hija de lo humano y lo no-humano, de las ciencias duras y las blandas, de la ignorancia y del saber, hija de la precisión y del misterio, de la impotencia y de la compasión. Es un modo de caminar, escribir, recordar, desear, preguntar, escuchar. Es escucha muy atenta a lo dañado, a lo imposible, a lo suficiente. Es hospitalidad. 

 

Con esta entradita retomo mi actividad en un blog que será a partir de ahora mi ventana al mundo virtual. Iré comentando sobre mi actividad editorial en el Club Nuevo Mundo, en Eolas Ediciones, Amargord Ediciones, Editorial Olé Libros, Asociación Poética Caudal, y sobre mi actividad cultural y social a través de Acció Poètica Refugiats València, Librería Primado, Casal de la Pau, Afrolatidos, y algunas cosas que vayan surgiendo en tornos a lecturas y experencias.

 

Buena semana, 

 

Víktor Gómez “Valentinos”

#clubnuevomundo

#niundíasinpoesía

#ética

#artivismo

 

 

 






En la misma rúbrica
< >

Jueves, 20 de Junio 2019 - 13:24 LIBRO NACION DIGITAL

Domingo, 2 de Febrero 2014 - 12:34 JULIA UCEDA: CONOCER