Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero

“Compartir” (296) de 30-09-2021. Preguntas y respuestas.



 
PREGUNTA:
 
¿Cuál es su explicación para que grandes historiadores de hoy, expertos en el siglo I sean fervientes creyentes en el Jesús celestial y otros grandes historiadores de hoy, expertos en el siglo rimero de Israel como usted, sean pertinaces ateos (no sé si usted es ateo o agnóstico) ?
 
Responder
 
No tengo explicación científica alguna. Sólo algunas consideraciones elementales.
 
La primera es que esos “fervorosos creyentes”, como Usted los denomina, no son creyentes al modo usual. Creen más o menos en la existencia de un Dios, e incluso en un mediador humano de una brumosa salvación que utiliza el Dios trascendente para comunicarse con los humanos. En mi opinión creen en ese Dios que “habita” a una “dimensión” superior, no comprensible. Pero ––opino– no creen en los mitos cristianos usuales, como que Dios tiene un hijo; que lo envía al mundo para morir; que esa muerte es un sacrificio sangriento que lava los pecados; que su concepción fue virginal, etc. Su creencia es más simple y fuerte en una cierta divinidad, pero nos son creyentes al modo católico estricto, y no siquiera al modo cristiano.
 
La segunda es que la mente humana es más que variada e insondable. No podemos penetrar en las profundidades de otro.
 
Tercera: hay ––afirman–– unas doscientas clases de inteligencia. Y se puede ser muy listo en astrofísica y, a la vez, no haber desarrollado otro tipo de inteligencia, como la crítica. Estará de acuerdo conmigo que hay gente inteligentísima, teórica, pero no tiene la menor “inteligencia emocional”: no saben cómo relacionarse. De igual modo, se puede haber desarrollado mucho a inteligencia en un ámbito y no haberla desarrollado en el terreno de la crítica histórica. Esa es un producto de la madurez humana, a la que muchos muy inteligentes teóricos no llegan
 
Cuarta: se nota su sesgo al contraponer “fervientes creyentes” y pertinaces ateos”. A Usted se le ve demasiado esa visión tendenciosa. No diga que la tenemos solo los que somos agnósticos.
 
Así que en resumidas cuentas: no sé responderle con exactitud a su pregunta. Es más creo que una respuesta convincente es imposible.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
Jueves, 30 de Septiembre 2021

 PREGUNTA:

La Pangea universal en algún momento tuvo que ser creada antes de expandirse y contraerse ad eternum.
 
1¿Quien crea para usted la pangea universal?
 
2. ¿Abba? ¿Elohim? ¿Yahvé? ¿ se creó sola a pesar de saber que la energía no se crea ni se destruye solo se transforma?
 
RESPUESTA:
 
1. La Pangea universal, es decir el universo, es para mí –y lo he dicho repetidas veces– eterna. Yo no tengo explicación ninguna de por qué existe eternamente. Y es que hay muchas preguntas de este tipo a las que no tendremos ninguna respuesta razonable y convincente.
 
2. Pero de lo que estoy seguro es de que esas repuestas que se proponen  (“¿Abba? ¿Elohim? ¿Yahvé?”) no valen en absoluto. Son respuestas teológicas inventadas por la mente humana que no quiere reconocer su ignorancia.
 
“Se creó sola” es una mala formulación. La mejor, aunque –insisto– no podamos dar una razón satisfactoria– es que existe eternamente. ¿Por qué? NO lo sé. Ni lo sabe nadie
 
3. He dicho mil veces que yo no soy ateo, sino agnóstico, lo cual es muy distinto, aunque algunos dice que ser es propio de cobardes. Creo en esta Pangea / Universo como la “Razón Universal” = el Universo. Estoy convencido de que al morir seremos un átomo más de esa Razón Universal. Y ha de ser “Razón” porque nadie da lo que no tiene. Y me parece evidente que el Universo en su conjunto es una entidad dotada de razón. El ser humano participa de esa Razón. Creo que mi idea a este respecto se parece mucho, o debe mucho a Baruc Spinoza (Ethica more geometrico demonstrata. Edición y versión castellana de Pedro Lomba Trotta). Pero me molesta que designen a Spinoza como “panteísta”, pues no me parece correcto.
 
4. Una última reflexión por mi parte: estas cuestiones sobrepasan con mucho el ámbito de la historia. ¿No sería mejor que tales cuestiones se planteen a un astrofísico? A ver qué dice.
 
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
 
Miércoles, 29 de Septiembre 2021

Notas

2votos
Queridos amigos:
 
Interrumpo de nuevo por un día mi publicación usual para pasaros el enlace de la primera entrevista que me han hecho con motivo de la suscripción/preventa del volumen colectivo, editado por mí en Trotta, Madrid.

Como sabéis aparecerá entre el 2-7 de noviembre de este año, deo favente. Su título: “Los libros del Nuevo Testamento” (Introducciones, nueva traducción y breve comentario aclaratorio de todas las secciones en los que se dividen los 27 libros de este corpus):
 
https://www.youtube.com/channel/UC6O4yamislz9895CWZK0H7Q

Hay que buscar aquí el apartado “Dios y la Biblia a juicio”

 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
Martes, 28 de Septiembre 2021

“Compartir” (294) de 27-09-2021. Preguntas y respuestas



PREGUNTA:
 
Si dudamos de una historia por incorporar elementos sobrenaturales, ¿No es esto un PREjuicio racionalista que se queda en la superficie de la historia? ¿Cómo explicar la teoría del Big Bang que dice que se repente algo creo el universo? ¿Descartaría usted la teoría del Big Bang por sobrenatural? ¿No le parece que para intentar explicar la posible naturaleza sobrenatural de una historia es contradictorio descartar los elementos sobrenaturales a priori antes de empezar la propia investigación?
 
RESPUESTA:
 
 
1. No es tarea de un historiador explicar el Big Bang, sino de los físicos
 
2. Hay otra teoría que complementa el Big Bang, a saber el Big Bounce, que es una suerte de eterno retorno: en resumen: cuando se acabe el ciclo del Big Bang, que no sabemos cuánto durará. Sí sabemos que tiene cuerda para rato ya que el universo se está expandiendo y cada vez a mayor velocidad. Eso significa que la fuerza del Big Bang, incluyendo sobre todo la materia oscura, responsable de esa expansión, cuya naturaleza desconocemos, pero que Einstein ya la postula como necesaria, hará su efecto la segunda ley de la termodinámica.
 
Entonces el universo comenzará a retraerse y retraerse hasta llegar a ese objeto "minúsculo", pero de densidad casi ilimitada y entonces se producirá de nuevo otro Big Bang, con características que pueden no ser iguales al estadio presente. Y así eternamente, pues la materia es eterna como ya vieron los filósofos griegos con toda claridad... y luego Baruc Espinosa / Spinoza.
 
No hace falta ningún elemento sobrenatural para explicar este proceso.
 
Del mismo modo el historiador puede intentar el origen de un relato evangélico desde el mero punto de vista de cómo se generan tales narraciones llena de elementos sobrenaturales como un producto normal de la mentalidad del siglo I en el  Mediterráneo oriental, donde se encardina Israel.
 
El historia consigna que hay elementos sobrenaturales. Y ni los afirma ni los niega. Y si hace una crítica histórica o literaria en el siglo XXI del relato puede señalar –desde el punto de vista de la crítica literaria– que tal relato encaja bien dentro del apartado “mito” o “leyenda”. Pero NO lo juzga con su mentalidad moderna, simplemente lo describe y lo clasifica. Y opino que esta acción no es un pre-juicio.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
 
 
Lunes, 27 de Septiembre 2021

 
Escribe Antonio Piñero
 
PREGUNTA:
 
  El fuego del infierno solo aparece en Mateo 5 veces (y 1 vez en Marcos): ¿podrían ser interpolaciones posteriores para que la gente fuera temerosa y obediente a la nueva fe?
 
RESPUESTA:
 
Para probar una interpolación hacen falta pruebas:
 
· Que esté ausente de los manuscritos más importantes.
 
· Que rompa el sentido de la frase y que esa se entienda mucho mejor sin lo que se cree interpolado
 
· Que vaya en contra del estilo y, sobre todo, del pensamiento del autor.
 
¿Se dan estas condiciones en los que Usted señala?
 
Me parece que no.
 
Piense que se ha idealizado tanto a figura de Jesús que se lo presenta solo como un maestro de bondad y del amor de Dios, a menudo en contraposición con el carácter más bronco, austero y condenante de la figura de Juan Bautista. Pero, me parece que esta figura idealizada de Jesús no es verdaderamente histórica. Jesús condena al igual que promete bendiciones divinas. Jesús es a la vez el proclamador de la salvación y del amor de Dios; pero también  de la condenación divina de aquel que no cree en su mensaje.
 
Y en concreto en Mateo, el material apocalíptico y amenazante ocupa en este evangelio casi el 40 % de su contenido. Además esas menciones al fuego eterno, etc, se corresponden bien con el pensamiento judío de la época.
 
Por tanto, mi respuesta: No creo que sean interpolaciones. Y opino que pertenecen al pensamiento auténtico de Jesús, suavizado e idealizado después de su muerte.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
 
Domingo, 26 de Septiembre 2021
PREGUNTA:

El imperio romano era muy duro con los cristianos. Por el mero hecho de decir que eras cristiano o no asumir que el emperador era el represéntate de dios en la tierra era considerado delito de lesa majestad. Era muy serio. Ignacio de Antioquia nacido el 35 D.C. que dice «Trigo soy de Dios, molido por los dientes de las fieras y convertido en pan puro de Cristo» ante la posibilidad de ser devorado por los leones de los romanos. Sabían a que se enfrentaban. Aquellos cristianos sintieron el terror real de ser devorados y aunque algunos renunciaron por miedo , muchísimos otros se mantuvieron fieles y se entregaban a morir a manos de los leones o de torturas.¿Quien se entrega a la tortura si no esta total y absolutamente convencido de que lo está haciendo algo real? ¿No es esta bastante prueba? Si descartamos los milagros y la resurrección de Jesús ¿qué pudo tener tanta intensidad para convertir a aquella gente en mártires que se dejaban torturar hasta la muerte?
Saludos profesor.
 
RESPUESTA:


Al respecto ofrezco materia de reflexión, pues creo que hay un cierto mito sobre las persecuciones del Imperio contra los cristianos.
 
· No hubo persecución general a los cristianos hasta tiempo del emperador Decio (250 dc)
· La persecución de Nerón en Roma (hacia el 64) fue parcial y restringida geográficamente, aunque cruel.
· No consta una persecución general en Asia Menor, en tiempos de Domiciano
· No consta una persecución general de cristianos en tiempos de Trajano (Carta X de Plinio)
· El número de mártires en todas las persecuciones, según el Martirologio Romano no llega a 1.000.
· Las catacumbas no eran un lugar de refugio de las persecuciones, sino de enterramientos y de recuerdo piadoso  a los muertos cristianos sin más.
· La verdadera persecución contra los cristianos fue la de Diocleciano  (hacia el 290) que se cebó en los jefes de la iglesia y en los códices sagrados cristianos. Duró menos de 10 años.
· Si el martirio es una prueba de la veracidad de la religión cristiana, ¿qué se puede decir de los “mártires” musulmanes, incluidas mujeres con hijos pequeños que se han inmolado con cinturones explosivos. Habría que concluir que el islam es la única religión verdadera.
· La iglesia, desde Tertuliano, hacia el 200, supo hacer una maravillosa propaganda del martirio. Y esa ha durado hasta hoy.
 
A reflexionar….

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Sábado, 25 de Septiembre 2021

“Compartir” (291) de 24-09-2021. Preguntas y respuestas.


 Humanos en el mundo futuro. Luces en el cielo que se hayan relatado en la antigüedad como pasa con el nacimiento de Jesús. 
 
PREGUNTA doble:
 
1 Dice el cosmólogo Andrew Pontzen que al entrar en un agujero de gusano viajarías en el espacio pero también en el tiempo. Con una tecnología de algunos siglos mas, ¿ no le parece seguro que el primer sitio donde una civilizacion futura humana iria seria a la epoca de Jesucristo? ¿ Basado en sus conocimientos de las Escrituras hay algun pasaje que reconozca la posibilidad de la presencia de humanos del futuro? Algo que no encaje con la época. Y no solo me refiero a extraños personajes como Juan de Arimatea sino en otros mas rebuscados que usted conozca.
 
2 También quisiera preguntarle si usted con sus grandes conocimientos sobre la antiguedad, conoce algunas luces en el cielo que se hayan relatado en la antigüedad como pasa con el nacimiento de Jesús.
 
RESPUESTA:
 
1 Pues... respecto a lo primero: no se me ocurre ningún pasaje. Los judíos, en general, tanto antiguos como modernos, son muy poco dados a hablar del estado futuro. Sí de las señales apocalípticas del futuro, pero no de cómo será. Los profetas hablan siempre de un futuro material/espiritual, pero naturalmente poblado por humanos, cuyo centro es Israel. Hay algunas descripciones de la Jauja que podría ser el mundo futuro sobre a tierra de Israel, como la "Historia de los recabitas".
 
Respecto a esta historia, le copio lo que he escrito en la obra “El juicio final en el cristianismo primitivo y las religiones de su entorno”, de EDAF, Madrid, 2011.
 
“Un ejemplo excelente de cómo se concebía esta vida material, dichosa y feliz en ese mundo previo al definitivo se halla en la llamada “Historia de los recabitas”, un documento judío de los siglos III o IV d.C., conservado en griego y en otras lenguas antiguas, que contiene ideas que debían circular mucho antes, justo por la época del nacimiento del cristianismo. El texto nos dice en la ficción cuál es la suerte futura de los justos en un Reino de Dios sobre la tierra. Comienza así:
 
”Había una vez cierto hombre admirable y virtuoso que habitó durante cuarenta años en el desierto, durante los cuales no comió pan (comida en general) ni bebió vino ni vio el rostro de mortal alguno. Su nombre era Zósimo y pedía a Dios con insistencia día y noche que le mostrara el lugar al que había trasladado a los bienaventurados, los hijos de Jonadab, a los que se había llevado de esta vida mortal en tiempos de Jeremías, el profeta ,y rogaba que Dios le indicara dónde vivían.
 
”Zósimo recibe la revelación divina que le instruye acerca de cómo unos fieles israelitas, descendientes de Recab, son perseguidos por el rey Joacaz (609 a.C.) a causa de haberse mantenido fieles a la alianza con Dios y a sus preceptos. Por ello son arrojados a una prisión, pero los ángeles de Dios los rescatan y los transportan a las “Islas de los bienaventurados”, donde viven una vida casi eterna y feliz. Aunque sus habitantes son de hecho todavía mortales (11,2), viven un pregusto en la tierra de lo que luego será la vida bienaventurada en el cielo. Esta vida dichosa en la Isla consiste -desde luego- en abundantes plegarias y alabanzas a Dios, pero también en una existencia apacible en una naturaleza prodigiosa, entre maravillosos árboles de espléndidos frutos, de los que subsisten aquellos justos sin ningún esfuerzo. La tierra producía de por sí suficiente alimento, y no eran necesarios el laboreo, ni la ganadería. Tampoco era preciso el oro o la plata, ni era menester trabajar el hierro. Lucía en aquella isla una luz perpetua, no había noche ni tiempo lluvioso o malo. Todo era apacible, venturoso y pacífico. Uno de los bienaventurados dice a Zósimo:
 
«Dios ha dado la orden y esta tierra produce para nosotros árboles amenos y espléndidos, llenos de abundantes y maravillosos frutos. A los pies de estos árboles (hay fuentes) de las que fluye un agua dulce y deliciosa. Nos alimentamos de estos frutos y bebemos de esta agua. En nuestras tierras hay viñas, cereales, madera, hierro, casas y grandes edificios, oro y plata. El tiempo en nosotros no tiene tormentas ni lluvia, tampoco nieve o hielo. El sol no brilla amenazante sobre nosotros, porque una nube –que lo rodea como un baluarte- lo impide. Nuestra tierra está llena de una luz maravillosa, de modo que no hay en ella noche ni obscuridad. Nuestro rostro brilla y vivimos rodeados de luz (11,3-5)»”.
 
Y respecto a lo segundo:
 
Hay muchos textos antiguos sobre señales en los cielos por el nacimiento de un personaje importante. En la Biblia el más conocido es la visión de Balaán sobre el futuro mesías de Israel en Números 24,17: “Lo veo, aunque no para ahora, lo diviso, pero no de cerca: de Jacob avanza una estrella, un cetro surge de Israel. Aplasta las sienes de Moab, el cráneo de todos los hijos de Set”. La estrella de Belén de Mateo 2,1-12 es otro caso. Y también muchas más señales de cómo el hombre muerto, o al menos su lama, es trasplantada al cielo estrellado. Por ejemplo a la muerte de Julio César, según Tito Livio, creo recordar, muchos afirmaron que vieron –a modo de estrella– cómo su alma era transportada al empíreo y se transformaba en una estrella. Era pues una creencia común.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
https://www.trotta.es/libros/los-libros-del-nuevo-testamento/9788413640242/
O bien https://www.trotta.es/libros/novedades
Viernes, 24 de Septiembre 2021
PREGUNTA:
 
El evangelio de Lucas dice que reproduce a los autóptai o testigos oculares, de modo que sería el más fiable, pero he oido la critica atea que, como no claro, desconfían plenamente porque Lucas tiene delante el evangelio de Marcos y la Fuente Q.
 
Esto siempre me ha parecido un argumento muy débil puesto que aunque fuera así que tuviera ambas fuentes delante, hay otra parte de Lucas de origen desconocido que no coincide ni con Marcos ni con la fuente Q (la fuente de los dichos de Jesús que comparte con Mateo en frases enteras)
¿A caso no puede haber incluido una parte Autóptai dentro de esa parte independiente de Marcos y de Fuente Q?
 
Y abusando de su amabilidad ¿Cuál es la primera referencia escrita que hay sobre la Inmaculada Concepción o sobre la perpetua virginidad de María?
 
 
RESPUESTA:
 
 
Como es material único de “Lucas”, no podemos saber con exactitud de dónde procede. Ahora bien, si Jesús murió en abril del año 30, y Lucas escribe unos 50 años después, los presuntos “testigos oculares” quizás hubieran muerto todos o casi todos. Más verosímil intrínsecamente es que la información de Lucas venga de las numerosas “hojas volantes”, hojas de papiro en las que desde muy pronto –probablemente– los seguidores de Jesús recogieron algunas frases suyas, alguna parábola, o algún hecho memorable, hojas que conservaron información.
 
Entonces –para juzgar sobre su historicidad– no queda más que la crítica interna, aplicando los criterios de historicidad, que explico en la “Guía para entender el Nuevo Testamento”, o en “Aproximación al Jesús histórico” (obras ambas editadas por la editorial Trotta y que tienen, creo, edición electrónica), para barruntar, solo barruntar si algo proviene de Jesús o es una evolución de la teología cristiana primitiva, teñida, a lo que sabemos, de pensamiento paulino. Y es opinión de la crítica que la mayoría del material propio de Lucas está elaborado / reelaborado por el presunto autor (desconocido por otra parte) de ese “material propio”, cuyo lenguaje –según los estudiosos—de distingue claramente del resto de Lucas: es más elevado, poético y mejor escrito.
 
Y respecto a lo segundo: la virginidad perpetua de María aparece ya incoada hacia el año 150 en el llamado “Protoevangelio de Santiago”, cuyo texto tiene Usted en una edición cómoda en “Todos los Evangelios”, de la editorial EDAF. Y sobre la “Inmaculada Concepción” (es decir que la concepción de María en el seno de Ana, su madre, fue sin pecado original, no puedo darle una fecha exacta, pero no antes del siglo VII u VIII… es decir, es muy tardía, y es una pura especulación dogmática, sin prueba alguna.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
 
Jueves, 23 de Septiembre 2021
 
PREGUNTA:

Además de los 4 evangelios canónicos ¿Hay alguno más que deberíamos considerar como el evangelio de María Magdalena o Tomás Gnóstico por ejemplo? El “Jesus Seminar” asegura que el núcleo del evangelio de Tomas es nada más y nada menos que contemporáneo de Jesús. ¿Cuál sería ese núcleo? ¿Tendría entonces más valía que los 4 canónicos? ¿Por qué no han considerado entonces al evangelio de Tomas como el primer y más valioso evangelio?
 
RESPUESTA:
Pregunta interesante, pero tan amplia que exige todo un artículo científico para responder. Diré solo lo esencial.
 
Ciertamente, para algunos estudiosos de ámbito norteamericano (sobre todo, Helmut Koester, Jean D. Crossan y otros del denominado “Jesus Seminar”) el Evangelio de Tomás, el Papiro Egerton 2 y el de Evangelio de Pedro representarían, en su núcleo más íntimo, eliminadas algunas acrecencias posteriores, una tradición tan venerable y antigua como la de los evangelios Sinópticos. Pero yo no estoy nada seguro de que esta hipótesis sea cierta. Los argumentos del Jesus Seminar son muy sesgados y si lo tomamos como criterio de autoridad (“Oh… El Jesus Seminar!!), la inmensa mayoría de los estudiosos que conozco defienden una posición contraria. Y la razón: no hay argumentos contundentes de que el Evangelio de Tomás dependa de los Evangelios canónicos, ni al revés. Duda perpetua, y no podemos hace Dios una duda perpetua y sin consenso (más bien casi consenso al revés) el abanderado de los evangelios y basar en él nuestra reconstrucción del Jesús histórico. ¡De ningún modo! Porque en todo caso presenta un Jesús meramente “maestro de sabiduría y prescinde otros aspectos del Jesús histórico:
 
1. Profeta profundamente apocalíptico, mensajero y proclamador de la venida del reino de Dios
2. El aspecto y consecuencias políticas del mensaje de Jesús = despolitización de Jesús.
3. Desjudaización de Jesús: el Evangelio  de Tomás presenta a un Jesús que coincide en gran parte con la teología del gnosticismo de los siglos II y III d. C., lo cual no casa nada bien con la vida acciones y pensamiento de un judío campesino del siglo I en Israel
4. No explica por qué un Jesús tan manso y gnóstico es ajus3ticiado por los romanos como un sedicioso político contra el Imperio.
 
Y lo mismo, o cosas peores puedo decir de otros evangelios, como el de María (a propósito todos están editados con notas aclaratorias en el segundo volumen de la “Biblioteca de Nag Hammadi. Textos gnósticos, vol. II; 5ª  edición de 2019, en Editorial Trotta de Madrid, editado por mí (editor, pero no precisamente el autor de la traducción de ese evangelio, sino de otros). Le copio mi juicio concreto sobre este tema en mi obra “El Jesús que yo conozco” (editorial Adaliz, Sevilla):
 
“Es legítimo preguntarse si el conjunto de los evangelios apócrifos añade o no algún punto de vista o idea substancial  al conocimiento que podemos obtener de Jesús a través de los evangelios canónicos. La respuesta habrá de ser también matizada, y en ella entrará en juego la cronología. ¿No habrá historias aisladas sobre Jesús que puedan ser también auténticas? Teóricamente es posible, pero debe probarse en cada caso. En general, reina entre los investigadores del Nuevo Testamento un escepticismo notable en todo tipo de crítica, confesional o independiente, sobre la posibilidad de conseguir datos de los evangelios apócrifos para reconstruir con más riqueza la vida de Jesús. Existe, sin embargo, una tesis, propuesta por Helmut Köster y otros del llamado “Jesus Seminar”, que cité antes, que afirma que algunos evangelios apócrifos son tan antiguos que podrían ayudar a enriquecer los datos sobre Jesús, o al menos lo que sobre él pensaron gentes cercanas, cronológicamente, a los autores de las obras canónicas.
 
”La tesis de J. D. Crossan —que pertenece al “Jesus Seminar”, en su obra traducida al castellano, Jesús. Vida de un campesino judío, Crítica, Barcelona, 1994— es para mí muy inverosímil. Tal como han llegado hasta nosotros los evangelios que esgrimen este y otros investigadores, a saber, el Evangelio copto de Tomás, el Evangelio de Pedro, y el Evangelio secreto de Marcos, son productos secundarios, es decir, muestran claras influencias de los evangelios canónicos; son, por tanto, tardíos, y expresan una teología que se corresponde más al siglo II que a una fuente sobre Jesús anterior al año 60. Su método de separar lo antiguo de lo moderno en estos textos es sumamente arriesgado y, a veces, arbitrario, a mi parecer.
 
“Otra cosa muy distinta es el valor de los evangelios apócrifos como reconstrucción de la variada teología del s. II. Escudriñando las ideas de cada autor de los más antiguos evangelios apócrifos, es posible señalar “grosso modo”, el emplazamiento teológico de cada uno de ellos dentro del variado mosaico de la teología popular del s. II, así como una posible evolución. Esta perspectiva sería tanto mejor si pudiéramos demostrar, cosa difícil, que algunos de estos escritos proceden de finales del s. I. La historia teológica del cristianismo primitivo se enriquecería aún más, y el rico abanico de la variedad de sus ideas se nos presentaría aún más colorista y complejo. La literatura apócrifa representa la posibilidad de contacto directo con ideas, conceptos e ideales teológicos que sin ella nos serían desconocidos. Son importantes, por tanto, para la historia de las ideas religiosas y, en particular,  del dogma cristiano.
 
”Este juicio matizado puede considerarse hoy día casi como moneda común entre los historiadores de la Iglesia. Por tanto, las opiniones o teorías de muchas personas hoy sobre el posible enmascaramiento de la Iglesia de una “imagen oculta” de Jesús (quizás, se opina, su verdadera imagen) procurando guardar celosamente o escamoteando a los ojos del público ciertas fuentes apócrifas antiguas de presunto gran valor para abrirnos las puertas hacia esa imagen auténtica de un Jesús desconocido, nos parece totalmente errónea y absurda. Frente a este interés se debe insister, ante todo, en el argumento de la cronología, en la importancia de tener en cuenta la fecha de composición de los apócrifos. Solo este dato coloca de inmediato a estas obras en el rango de la literatura de ficción, de la leyenda y de la fantasía, a la vez que arroja luz sobre el valor y trascendencia de esos evangelios apócrifos: en verdad, casi solo valen para la historia de la teología, pero no para desvelar auténticos secretos de la vida de Jesús o de los orígenes del cristianismo.
 
”Hay que pensar, más bien, que el proceso de lucha a muerte de la Iglesia contra los evangelios apócrifos tuvo lugar en los primeros siglos (II al VI) como una batalla sorda entre la creciente “ortodoxia” y la variedad de la “heterodoxia”. La canonización de unos escritos, la firme constitución de un “Nuevo Testamento” tuvo notables efectos morales y psicológicos en la progresiva aniquilación y proscripción de los apócrifo, que continuaban siendo leídos por los que estaban cada vez más marcados como herejes. Esta lucha intestina del cristianismo de aquellas centurias nos explica sobradamente el que hoy nos queden solo restos de esta literatura apócrifa” (Páginas 308—310)
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero. https://www.trotta.es/.../los-libros-del.../9788413640242/
Miércoles, 22 de Septiembre 2021

Queridos amigos:

Me perdonaréis hoy que sea parco, pues estoy más que atareado con el tema de la suscripción / preventa de "Los libros del Nuevo Testamento", de Trotta.

Hoy os envío un enlace de una entrevista realizada por el canal privado de You Tube "Investigando la historia" en la que cuento cosas sobre el contenido y el porqué del gran retraso en la publicación.

Si os parece bien, echadle una ojeada:


https://youtu.be/1dSrGpnMlrk

Saludos cordiales de Antonio Piñero
 

Martes, 21 de Septiembre 2021
1 2


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.





Tendencias de las Religiones


RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile